Ciudad Bolívar zona de guerra Por: Gabriel Solorzano.

Es difícil de CREER, que en muchas zonas de Ciudad Bolívar, lo vecinos nos hayamos tenido que organizamos en grupos de vigilancia para defender nuestros hogares y pertenencias, Todos con la Fe por delante pero con la firme convicción de no permitir a los facinerosos ingresar a nuestras casas.
Cuando se describe esto; pareciera que se hablara de Siria o cualquier zona de guerra, sin embargo nos estamos refiriendo a la Ciudad capital del estado Bolívar, donde el libertador pronunciara el discurso de Angostura.
Cuando vemos este absurdo, de comercios saqueados, sueños rotos, el miedo en las personas, la incertidumbre de poder conseguir alimentos y de poder conservar, la vida, la rabia de preguntarnos, ¿ Cómo es posible que llegáramos a esto?,
Observar que existen personas que movidos por un odio visceral, se regocijan de lo que sucedía, sin darse cuenta que hoy es el comerciante mañana es tu casa, desconociendo la reglas mínima de convivencia que exige que nuestros derechos terminan donde comienzan los de los demás.
Todo esto evidencia una profunda crisis de valores, en donde el tener, poder y querer, se impone sobre la vida misma, desconociendo el respeto al otro, la solidaridad que siempre fueron valores propios del Venezoláno.
Pero también evidencia una profunda crisis de liderazgo político en donde las personas no se ven identificadas por aquellos incapaces de lograr acuerdos hacia el progreso de todos, y subrayo DE TODOS,
Pero hay algo importante de rescatar de este hecho macabro y es que ante la crisis y el temor humano, acudimos a la oración y es en nuestro Señor Jesús que encontramos respuestas ciertas, que nos inspiran y ayudan a tomar acciones concretas, como unirnos para protegernos, Él nunca nos fallara y puedo afirmar sin temor a equivocarme que ayer a lo largo y ancho de Ciudad Bolívar la oración fue el arma más eficaz y el Señor no desatendió el clamor de su pueblo.
Sigamos en un estado constante de oración al Padre Celestial para que nos ilumine a todos a fin de tomar acciones concretas y definitivas, según sus criterios, para salir de esta situación tan apremiante que nos embarga.
Tengamos Fe en el Señor y la santísima Virgen y pidamos que nos protejan, iluminen y guíen. AMEN.

HUMOR GRÁFICO

Top